las ventajas competitivas

Descubre tus ventajas competitivas

En un mercado donde la competencia es exhaustiva a veces se torna difícil crear y marcar una diferencia entre amplia variedad de productos y servicios.

Para delimitar esa pauta basta con echar a volar la imaginación, ser paciente, e ir desarrollando una lluvia de ideas para obtener respuestas en relación a lo que nos hace diferente de la competencia.

Te comparto algunos ejemplos de ventajas competitivas

Mapa de las ventajas competitivas

  • Educación: ¿Tu único fin es obtener una simple venta y ya? O ¿Te encargas de orientar a las personas respecto a determinadas situaciones? Pampers, no solamente se enfoca en vender pañales sino va más allá de eso, por ejemplo en su sitio web tiene un marketing de contenidos tremendo, dividido en secciones tales como embarazo, recién nacido, bebés, etc. Su propósito es ayudar, orientar, y brindarle apoyo a los padres en el desarrollo y cuidado de sus hijos.
  • Innovación: ¿Ofrecer lo mismo de siempre? No lo creo, las personas terminarían aburridas, buscando algo extravagante o novedoso.
  • Personalización: ¿Cosas estandarizadas? ¿Enserio? Estamos frente a un consumidor exigente y además quiere sentirse especial, procura en la comunicación llamarlo por su nombre (o cómo el desee). Además, no todos los consumidores tienen los mismos problemas y necesidades a satisfacer. Procura ejecutar acciones a partir de micro segmentos, estos son grupos más reducidos que los segmentos, los cuales son integrados por personas con las mismas necesidades y deseos a satisfacer.
  • Tiempo de acción: Se sabe muy bien que el tiempo es un recurso no renovable, lo que menos quieren perder las personas además de dinero es TIEMPO, ¿Por qué complicarle la vida a las personas haciéndolas esperar por cosas que no tienen importancia? Realmente aquí es donde deberás delimitar tus procesos y el tiempo destinado a ellos para que tu organización no pierda tiempo y mucho menos el cliente.
  • Precio: Una de las ventajas competitivas mayormente conocidas, sin embargo no te recomiendo que te bases al 100% en ella ya que podría ser algo deficiente para el desarrollo de tu producto. Por ejemplo, no porque tu producto o servicio sea el más barato del mercado quiere decir que llamará más la atención y se llevará todas las ventas, no. Recuerda también que algunas veces el juego de las percepciones podría jugar en contra. Solo utiliza esta ventaja cuando realmente sea necesario y no conlleve un riesgo a tu producto o servicio.
  • Autoridad: Ser reconocidos como autoridad del sector podría ser algo realmente útil en cuestiones de reputación, una compañía puede ser autoridad en un tema dado que puede ser pionero, visionario, investigador, etc.  Es decir, alguien que marca la pauta o sobresale en relación a una materia por ejemplo:  tecnología y desarrollo de software; tales como Samsung y Huawei
  • Servicio: Otro de los puntos más imprescindibles en el caso de las ventajas competitivas; es decir, podrías tener el producto PERFECTO, pero si el servicio al cliente deja mucho que desear, o es realizado de muy mala gana (a eso añádale bocas chuecas y caras de flojera), adiós reputación, clientes, etcétera. Todo se vendrá abajo solamente por ese “ligero” detalle.
  • Liderazgo: Para crear y desarrollar el liderazgo deben existir elementos donde tu producto o servicio sea reconocido por una solución. Es decir, ¿cuál es esa solución única que hace de Nissan en México líder en ventas por los últimos 8 años?
  • Volumen: ¿Qué más estás dispuesto a ofrecerle a tu cliente para añadirle más valor a su compra? Sobretodo consideré aquí en situaciones donde venda agran volumen.
  • Experiencia: Además de la calidad, lo que también hablará mucho de una persona o compañía es su experiencia, su reputación etc. Trabaja en ello investigando qué opinan de ti. Por ejemplo cuando escuchan tu nombre o tu marca ¿Qué es lo primero que viene a su mente? O ¿Con que lo relacionan?
  • Antigüedad: Piensa en Gerber, esta compañía tiene 97 años produciendo alimentos para bebé y muchísimos más productos. Por lo general las personas relacionan esos años en el mercado con algo realmente se está haciendo muy bien para ser una compañía tan longeva.
  • Calidad: Uno de los puntos más importantes, calidad engloba muchas cosas, por ejemplo: buenos materiales, servicio eficiente, soporte etc. La calidad se trabaja y no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Por favor no utilices las frases súper trilladas de “al mejor precio con la mayor calidad”. Todas las personas utilizan esas frases. La mejor publicidad acerca de la calidad de tus productos o servicios no la harás tú, la harán tus clientes satisfechos. Reflexiona eso.
  • Exclusividad: Una vez leí la frase en una publicidad de Mercedes-Benz que decía “lujo es tenerlo todo aún en medio de la nada” Bum, en realidad esta frase la sentí como un mega cubeta de agua fría sobre mi cabeza. De nuevo les comento, a las personas les gusta sentirse únicos, especiales, etc. Esto puede ser en cuestiones tangibles e intangibles. Ojo aquí, la exclusividad no tiene porque ser relacionada exclusivamente con lujo.
  • Vinculación: Imagina contar con auto súper padrísimo pero su sistema de audio y tecnología deja mucho que desear, ¿verdad que sería algo fatal? En fin, actualmente los automóviles en su mayoría cuentan con el sistema de Apple Car Play, con este sistema, los conductores tienen la capacidad de acceder a  variedad de funciones  por ejemplo realizar llamadas, mandar mensajes o poner música sin tocar el smartphone.
  • Cobertura: Tengo solamente dos preguntas para que quede sumamente claro este punto, lo invito a que las reflexione: ¿Vas hacia las personas? O ¿Esperas que ellas vengan a ti?
  • Seguimiento: ¿Usted hace una venta y se olvida del cliente? O ¿hace una venta y posteriormente sigue en contacto con él? No se debe de descuidar a las personas que ya confiaron en nosotros. Conoce su comportamiento de compra, analiza sus preferencias, etc. Esto puede ser maravilloso para que con el tiempo puedas ofrecer mayores soluciones a los clientes por medio de tus productos.

Ojo: tu producto o servicio puede tener más de una ventaja competitiva, pero es difícil que todas apliquen para un producto; sería imposible.

Imagina que las ventajas de un Mercedes-Benz sea: calidad, exclusividad y precio. Claro que aplicaría para las primeras dos y no concuerda con el último punto de precio.

Solamente es cuestión de dedicar tiempo y pensar con la cabeza fría que valor se le brindará al consumidor.

Sígueme en twitter como @blancaavazquez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *